Técnica sexual con denominación de origen

Aunque por el título no lo parezca, hoy hablaré, alto y claro -y en castellano, porque puedo, de la independencia de Cataluña. Y precisamente en el título está la clave del mensaje que deseo transmitir al mundo, con la ayuda de todos los que lo lean y compartan mi teoría.

Se comenta, se rumorea y publican los periódicos (o al revés) que el secretario general de la ONU (de cuyo nombre no quiero acordarme) ha dicho, textualmente: “Cuando se habla de autodeterminación, hay algunas áreas que han sido reconocidas por las Naciones Unidas como territorios no autónomos. Pero Cataluña no está en esa categoría”. Zasca!!!! Y añade: “Soy consciente de que este es un asunto muy delicado y como secretario general de la ONU no estoy en condiciones de hacer comentarios sobre este tema porque es estrictamente interno”. Y yo me pregunto: ¿Pues porqué los haces? ¿Se te ha escapado? No, hombre, no, se huele que intentas decirnos algo, un mensaje oculto entre lineas.

Después de darle muchas vueltas, y quizás porque todavía tengo la memoria fresca de una reciente conversación a propósito de las virtudes de cierta señora, encontré una posible respuesta bajo el nombre de carrete filipino.

Como una cosa lleva a la otra, del carrete filipino me fui al tailandés y de éste a las técnicas francesa y griega, pasando por la postura alemana y la española o cubana. Todo en el Google… Así me di cuenta que cualquier país que se precie tiene una práctica sexual con denominación de origen. Clica el enlace para ver detalles, y flipa con la italiana

¿Y Cataluña? ¿Tenemos derecho a tener un Estado propio? Más allá de las opiniones (de los ciudadanos, de los líderes de opinión, de los representantes políticos) están los hechos, o mejor dicho, actos. Y si, señoría, tenemos acto con denominación de origen: La catalana (en Google encontraréis los detalles, si queréis).*

Y La catalana debería explotarse más. Propongo ponerla sobre la mesa de las negociaciones futuras con Madrid, Europa y el mundo. Aprovechémosla como argumento de que, autónomos o no, tenemos tanto derecho a la autodeterminación como griegos, franceses o suecos. Incluso más. A ver sr. Rajoy: “que prefiere usted “una catalana” o “un griego y un francés”?

Mal ejemplo, Mariano, dejemos el tema, ya veo que esta disquisición no lleva a ninguna parte.

*Ante la demanda popular (hay alguno que no lo ha encontrado) aquí tenéis un ejemplo ilustrado de La catalana

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s